El glamour del paseo de gracia

El glamour es el país al que nunca se consigue llegar. 

Os drogo con mi novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo.

Siempre hay una novedad para lograr que la anterior envejezca. 

Hacer que os caiga la baba ése es mi sacerdocio.

En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume . 

Frédéric Beigbeder.













¿Cómo fotografiar con tus ojos?

Todos somos fotógrafos. 

Tenemos 5 sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.

Apenas el hombre “moderno” lo sabe apreciar. Engullimos como patos, miramos sin apreciar y tocamos sin sentir.

¿Qué es la vida sin los sentidos? ¿Cómo puedo disfrutar o experimentar?

Hoy os hablaré de la vista y de cómo experimentar. Todos tenemos una cámara réflex.

Como dice el dicho popular: los ojos son el espejo del alma… exactamente como una cámara reflex!

Apaga la luz y quédate a oscuras.

¿Qué ves?

No se ve nada, pero si te fijas bien, hay miles de puntitos. Algunos parecen que se mueven, otras veces, todos.  

Esos puntitos en fotografía se llama Iso.  La definición convencional sobre el Iso es ‘la sensibilidad que marca la 

cantidad de luz que necesita nuestra cámara para hacer una fotografía’.

 Acércate con los ojos cerrados a una fuente de luz (puede ser una vela, una bombilla…)


¿Qué ves ahora?


Los puntitos se han hecho más grandes. Cuanta más luz, más puntitos y más visibles son. 

Lo mismo ocurre con la fotografía.


Abre los ojos

¿Sabias que vemos la vida en 50 mm?

 50mm equivaldría a la visión del ojo humano.

Pon la palma de tu mano delante de tus ojos. Concéntrate. Enfoca.

¿Cómo ves el fondo?

En fotografía, el fondo desenfocado se le llama bokeh .

Sólo los buenos objetivos consiguen un buen boketh.


Nuestros ojos también se adaptan a la luz cuando estás en la oscuridad. 

Nuestras pupilas se dilatan porque necesitan más luz. 

En el caso de la fotografía pasa exactamente lo mismo y en su terminología diríamos que se abre el diafragma 

( deja entrar más luz)


Estoy seguro que casi en el 90% de las fotos las imaginamos con la mente antes de realizarlas. Así pues, todos somos fotógrafos sin saberlo. Lo que nos falta es la “maquina” que pueda congelar ese segundo, minuto, hora o instante.   




Pablo Carbonell cantante, humorista y actor español.

 Colabora con el Gran Wyoming en programas de televisión como La noche se mueveEl peor programa de la semana, o el popular Caiga Quien Caiga, en el que hacía de reportero callejero realizando preguntas a políticos y a famosos. También compaginó estas tareas con otras como actor en distintas películas del cine español.

También fue el director de la película de 2004 Atún y chocolate. Sobrescribió junto a Eva Salmerón la novela Sinsáhara, editada en inicio por Microscopia del papel y actualmente disponible en la colección Punto de lectura (Editorial Santillana).

Participó como reportero en el programa de la cadena Cuatro1 equipo y como reportero de investigación humorístico en el programa Buenafuente, en su etapa de Antena 3.

Ha colaborado como jurado en el talent show, Tú sí que vales y en 2008 se incorporó a la 16ª temporada de la serie Hospital Central. Asimismo, desde septiembre de 2008 hasta enero de 2009, condujo el espacio El intermedio, en La Sexta, la noche de los viernes.

Forma parte de la discográfica 18 Chulos Records junto con otros artistas como Javier KraheJavier RuibalEl Gran WyomingPepín TreFaemino y Santiago Segura. Interpreta tres de los “18 Boleros chulos” que editaron en 2003.

En el año 2013 fue concursante de Splash! Famosos al agua, de Antena 3, en el que entró como reserva y donde sólo duró un programa, puesto que fue eliminado por el salto tan simple que ejecutó desde el trampolín. Al año siguiente, en 2014, fue invitado junto con su hija Mafalda al programa de Antena 3 Tu cara me suena mini, donde cantaron la canción de “Soy una taza”.

Entre 2015 y 2016 interpreta a Odiseo en la tercera temporada de Gym Tony en Cuatro, un peculiar y misterioso obrero municipal que trabaja en una zanja junto al gimnasio.



Fotogaleria Asociación Cultural Andaluza Cofradía 15 + 1

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.

El Viernes Santo por la mañana se hace la procesión que congrega más público y que llega hasta el Hospital General de L’Hospitalet. Todas las procesiones salen del local de la plaza de la Bòbila y recorren las calles con momentos de gran emoción como el prendimiento, que es la salida de la procesión del viernes por la mañana; la parada en el centro sanitario, o cuando algunos cantaores interpretan saetas a lo largo del recorrido.









Vinilos enterrados en el mar

Como cada veintitrés de agosto, 

me acerco a la feroz orilla,

el aliento de las desoladas montañas es cálido,

brotan gotas de mis anestesiados ojos,

enterré mi alma en ese embravecido mar,

lágrimas que naufragan,

escucho melodías rotas,

y abrazo el enfurecido oleaje,

mi cuerpo enmudece,

silencio.

M.M

Using Format